Ruta por Soria

El Club Soy Motero te propone una ruta por los más impresionantes rincones de Soria

ITINERARIO

  • Origen:Soria
  • Etapas:Presa del embalse de la Cuerda del Pozo y Vinuesa, Laguna Negra, Puerto de Piqueras, Valle de Iregüa, Embalse de González la Casa, San Leonardo de Yagüe, Burgo de Osma, Cañón del Río Lobos
  • Destino:Soria

DETALLE DEL ITINERARIO

La parte norte de Soria es un terreno ideal para recorrer en moto por su abrupta orografía y bellos paisajes que esconden lagos con mucho encanto.

Soria, alabada por Bécquer, Unamuno, Azorín, Gerardo Diego y sobre todo Antonio
Machado. Está llena de joyas; Catedral de San Pedro, románica. Palacio de los Condes de Gomara. Alrededores: Ermita de San Saturio. San Juan de Duero, monasterio templario.

La Ruta Soria-Soria en sus 260 km de recorrido comprende:

La Laguna Negra se presenta sorprendente en los picos de Urbión. Su nombre
se debe a lo oscuro de sus aguas, reflejo de las paredes que la rodean. Machado
exclamó: «¿quién ha visto sin llorar un hayedo en un pinar?». Está llena de
leyendas que contribuyen a ensalzarla. Acceso por N-234 y desvío en Cidones por
SO-810, la presa del embalse de la Cuerda del Pozo y Vinuesa. Excepcionales
pinares de aprovechamiento comunal. El último tramo de camino hacia la Laguna hay
que hacerlo a pie.

Puerto de Piqueras es uno de los tramos más interesantes para la moto en la provincia.
Sus extrema climatología lo mantiene cerrado o en malas condiciones durante los
meses invernales, y desde la apertura del túnel tiene muy escaso tráfico. Buen asfalto
y algunas horquillas lentas.

El descenso hacia Logroño por el valle de Iregüa es aún más sugestivo con buenas
curvas y los atractivos turísticos del embalse de González la Casa.

Un tramo realmente espectacular, quizás el mejor es el que sale en San Leonardo de Yagüe y nos lleva hasta el Burgo de Osma. Hace años que dejó de ser una pista forestal para convertirse en una carretera asfaltada. Es lenta, con curvas muy cerradas y además no es muy ancha, pero tiene poco tráfico, buen asfalto y unos parajes increíbles. Cuando se llega arriba, se puede tomar una pista que nos lleva a una atalaya. Son dos o tres km y merece la pena. Ya abajo, y de nuevo otra vez a la derecha, podemos tomar un desvío que nos acerca a la entrada del Cañón del Río Lobos. Adentrarse en moto por el mismo está prohibido, pero si queréis estirar la piernas descubriréis paisajes impresionantes en la compañía de algún águila imperial.
 

Volver

PROMOCIONES

Descuentos de hasta el 7% por comprar tu paquete de viaje con el Club SOY motero

El Club SOY Motero y Bienestar

Descuentos en atracciones con el Club SOY Motero